el Rinconcillo Monesterio

En Mayo de 1987 abre sus puertas el Rinconcillo.  Han pasado 30 años que han sido una continua evolución  en el análisis y conocimiento de la dehesa y la ejecución de platos con materias primas que provienen de este ecosistema singular y único en el mundo.
Desarrollo de gastronomía sostenible y de proximidad. Dos virtudes que son señas de identidad de este restaurante que junto con la honestidad en la selección de materias primas dan como resultado un valioso templo de la gastronomia del sur de Extremadura.
Han pasado años, etapas, televisiones, trabajos por dos los rincones de España y fuera de ella, visitas ilustres, y visitas de  trabajos profesional de dos emblemas de la gastronomia sostenible como Dam Barber o Titi Qüestron y otros menos populares pero igual de valiosos. Años en los que el trabajo se ve recompensado cada día, a cada hora y cada instante.
Satisfacciones y duros momentos. Es la historia de nuestras vidas y de nuestro restaurante